El verano es la temporada perfecta para disfrutar de la playa, la piscina y sumergirse en una buena lectura. Sin embargo, llevar un libro de papel bajo el intenso sol o cerca del agua puede ser arriesgado, ya que existe la posibilidad de que se moje. Pero no te preocupes, en este post te daremos algunos consejos útiles para saber cómo salvar tu libro mojado y seguir disfrutando de tu lectura veraniega.

  1. ¡Actúa rápidamente!
    Cuando tu libro se moje, es fundamental actuar rápidamente para minimizar los daños. Si estás en la playa o la piscina, busca un lugar sombreado y seco para evaluar la situación. Cuanto antes puedas secar el libro, mejor será la posibilidad de salvarlo.
  2. Separa las páginas
    Con mucho cuidado, separa las páginas del libro para que el agua no quede atrapada entre ellas. Evita abrirlo bruscamente, ya que esto podría romper la encuadernación. Sacude suavemente el libro para eliminar el exceso de agua.
  3. Absorbe la humedad
    Utiliza toallas de papel o paños limpios para absorber la humedad de las páginas. Coloca las toallas entre las páginas y presiona suavemente. Cambia las toallas o paños regularmente hasta que ya no se absorba más humedad.
  4. Evita el secador de pelo o fuentes de calor directas
    Aunque puede ser tentador, nunca uses un secador de pelo o cualquier fuente de calor directa para secar las páginas. El calor extremo podría dañar la tinta y la estructura del libro. Es mejor optar por un secado natural a temperatura ambiente.
  5. Usa almidón de maíz para absorber la humedad
    Si tienes almidón de maíz en casa, es un excelente recurso para absorber la humedad de las páginas del libro. Espolvorea suavemente el almidón de maíz entre las páginas y déjalo actuar durante unas horas. Luego, sacude el exceso de almidón con cuidado.
  6. Ventila el libro
    Una vez que hayas eliminado la mayor cantidad de humedad posible, coloca el libro en una posición vertical y permite que se ventile adecuadamente. No lo dejes expuesto directamente al sol, ya que esto puede provocar daños adicionales.
  7. Usa gel de sílice
    El gel de sílice, aquellos pequeños sobres que a menudo encuentras en el embalaje de productos, puede ser útil para absorber la humedad del libro. Coloca algunos de estos sobres en una bolsa de plástico junto con el libro y ciérralo herméticamente. Deja que el gel de sílice haga su trabajo durante un día o dos.
  8. Considera la opción digital
    Si eres un ávido lector y disfrutas de la lectura durante tus escapadas veraniegas, considera la posibilidad de llevar una versión digital de tus libros. Los e-readers y aplicaciones de lectura en tu dispositivo móvil te permiten disfrutar de tus títulos favoritos sin preocuparte por el agua.
Leer  Los mejores libros de ajedrez (para todos los niveles)

Conclusión:

En verano, no dejes que un libro mojado arruine tu pasión por la lectura. Con estos consejos, podrás actuar rápidamente y salvar tu libro mojado para continuar disfrutando de tus historias favoritas. Recuerda ser cauteloso y evitar exponer tu libro a fuentes de calor o luz solar directa durante el proceso de secado. ¡Así podrás seguir disfrutando de tus lecturas veraniegas sin preocupaciones!